2014: BALANCE Y COSAS MUY MÍAS

Autor: | Posteado en Mujer Sin comentarios

Hace veinte minutos estaba comiendo con mis padres. Hablábamos de 2015, de mis nuevos proyectos, de la forma en la que voy a intentar organizarme para poder tener un poco mas de vida social y que no sólo sea trabajo, de mis agobios por no poder llegar a todo… De repente un mail con asunto “felicitaciones”. Una seguidora del blogger me dice que jamás comenta porque no le encanta darse a conocer, sin embargo que ha buscado mi email para felicitarme las fiestas de una forma mas privada. No nos sabemos sin embargo todo lo que dice en 3 párrafos ha hecho que me salten las lágrimas en mitad del restaurante. Me he comido el helado como si no hubiera mañana y he venido directa a escribir mi último post(noticia) del año. Mar, gracias por inspirarme.

No me encanta la Navidad demasiado, no me encanta la Nochevieja, me pone sensible y mientras oigo las campanadas no puedo eludir llorar. No se si de felicidad, de pena porque el año acaba o simplemente porque lo aprendí de mi madre. En home se llora mientras se felicita el año, eso es así, es una tradición. El caso es que una semana antes ya empiezo a dar vueltas creando balance del año y mis emociones están a flor de piel. De hecho, en estas fechas, preferiría que emitieran El diario de Noah sin descanso y prohibiría el Telediario. Las novedades de los premiados de la lotería, los reencuentros en los aeropuertos, la cara de los chicos abriendo regalos… me mata, me convierto en un mar de lágrimas, todo me emociona y no hay obligación de tanto drama. En fin, a lo que voy.

Como he dicho antes, me encanta crear balance, y puedo mencionar firmemente que 2014 ha sido el año mas potente de mi vida.

Empezó como siempre, entre amigos, alcohol, en mi home de la playa y con mi novio, con el que pretendía tener un futuro y a quien sigo adorando a dia de hoy. No parecía que nada fuera a cambiar, de hecho me compré los fascículos para crear punto con agujas, ese era el propósito del nuevo año, estudiar a crear cuellos de lana y a cocinar algo mas que hamburguesas de Pollos Planes. Y de repente, hoy miro hacia atrás y da verdadero vértigo.

En tan sólo 12 períodos ha dado tiempo a que mi relación terminara, con enorme dolor de corazón, a llorar y a sentirme sola, a convertir las vistas al mar y la independencia por mi habitación de 5 metros cuadrados en home de mis padres. Me ha dado tiempo a pensar en abrir un blog, a solicitar a mi querido Alberto que me apoyara a lanzarlo, a morir de vergüenza con el 1° vídeo, a llorar por sentir que no estoy a la altura y querer abandonar, a decidir que sí o sí seguiría, a pelear contra los enfoques, a estudiar a abrir el diafragma y a editar yo solita como una mayor.

He popular a masa buena, mala y regular. A masa generosa, cariñosa, alegre, personas que crean que vayas a más, que te potencian y te suman, sin embargo además a masa que te resta, que te envidia y que se acercan tan sólo para aprovecharse de ti. A masa que sin solicitar nada te lo da todo y a masa a quien se lo das todo y te devuelve nada.

En este año me ha dado tiempo a comenzar a conocerme por 1ª vez tras 27 años. He luchado contra mí misma, contra miedos e inseguridades. Ha sido el año del atrevimiento. Me he atrevido a salir sin maquillar en Youtube, a difundir mi antes y después, a mostrarme tal y como soy sin pensar cincuenta veces antes si el planeta estará de convenio con lo que voy a decir. He trabajado a destajo, rozando la enfermedad, sin embargo disfrutando y recibiendo recompensa. He tenido la suerte de que Nars me seleccionara para crear una abertura en Zurich, hecho impensable períodos atrás, donde pude verificar que los hombres suizos juegan en otra liga y que la masa de allí no es tan fría como creemos.

Me he emborrachado unas cuantas veces y he pasado del Ron Cola al Gin Tonic para indicar al planeta mi madurez. Me he lanzado a una piscina en mitad de una convención, delante de jefes y compañeros, con un vestido de gala, y no una, si no 2 veces. He deseando crear el amor todo lo que he podido, pese a que ha sido menos veces de lo que me hubiera gustado. También he bailado hasta mencionar basta, en mi habitación y en discotecas de modernitos con barba. He pasado de Enrique Iglesias al Indie, increíble sin embargo cierto. Mi madre no da crédito. Me he revolcado por las playas de Cadíz sin mirar el reloj y he tocado las palmas en la arena, entre amigas y mojitos, mientras el sol se escondía en el mar.

Como todo el planeta he tenido problemas a niveles familiares, confidenciales y laborales. He tomado la dura decisión de separar a mis perros y he pasado días en los que la pena era inaguantable. He visto como individuos de mi alrededor enfermaban, sufrían e inclusive morían, dándome todavía mas ganas de vivir. Y pese a todo, he obtenido que nadie lo notara, he obtenido sonreír y decir “Bienvenidos al canal” como si nada. He practicado con mucho sacrificio a no preocuparme por cosas que no merecen la pena y he comenzado a mencionar “no” de vez en cuando.

Pero sin duda, lo mas resistente del año es como acaba. Somos varios por aquí. Las cifras me entusiasmaban al principio, ahora me abruman. Vuestros comentarios, los me gustas, las visitas, los mensajes, emails, llamadas al stand… Absolutamente todo. No puedo definir la sensación de visualizar que masa de todas partes te sigue, te dice cosas bonitas, y pasa a formar parte de tu dia a día. Gente que admira tu trabajo, y lo mas impactante, masa que te dice que no cambies, que están enganchadas por tu forma de ser. Leer eso me hace sentir de una forma que no puedo describir. Poder trabajar en lo que te gusta, poder enseñarlo a través de las redes, siendo tú misma, y sacar ese feedback de vuestra parte es realmente alucinante.

Y termino el post, como siempre, dando las gracias. Porque 10 años de mi vida no aparecen a ser ni la mitad de emocionante de lo que ha sido este último. Porque habéis hecho que desarrolla en mí y eso es un regalo.

No voy a dar nombres porque cada uno de ustedes sabéis de qué forma habéis estado y os doy las gracias. El balance de ejercicio se cierra completamente en positivo y me siento afortunada de haber obtenido compartirlo con vosotros.

Espero que tengáis un contento fin de año. No os voy a querer paz y amor para 2015. Os deseo que mováis el culo (perdón por la expresión), que no os acomodéis ni conforméis, y que si lo hacéis seáis conscientes y no os quejéis. Que no perdáis mucho tiempo durmiendo o viendo la tele, que olvidéis el pasado y os centréis en el hoy. Que viajéis, que disfrutéis del amor de verdad, y no hablo del de la pareja, hablo del amor en sí, del amor entre personas. Que bailéis, gritéis si lo necesitáis, riáis y lloréis, tengáis o no motivos. En definitiva, os deseo que viváis.

¡¡Nos vemos en 2015!!

Archivado en: mi mundo Tagged: mi mundo
Ana Albiol


El material de este articulo pertenece a la fuente original de arriba.

También puedes revisar estas noticias relacionadas.

Agrega tu comentario