Si tu hijo se chupa constantemente el dedo, podría tener este problema de salud en un futuro

Autor: | Posteado en Belleza Sin comentarios

Chuparse el dedo continuamente ocasiona problemas en la boca
ChameleonsEye / Shutterstock

La foto de un niño diminuto chupando su dedo pulgar es una de las mas utilizadas en la propaganda y los medios de comunicación. Muchas individuos consideran que es algo tierno, pues el niño en cuestión luce adorable e inocente. Sin embargo, esto no es tan bueno para su salud.

El reflejo de succión es algo instintivo en el ser humano. Los bebés saben que succionar el pecho de su madre les ayuda a sacar alimento y saciar su hambre. Además de satisfacer una obligación física, tiene un objetivo emocional, ya que les ayuda a sentirse seguros cuando están en una circuntancia que los provoca angustia.

Si no tienen el pecho de su madre cerca, los diminutos exploran algo que puedan ubicar en su boca y les ayude a estar tranquilos. Así, lo mas común es que chupen su dedo pulgar. Además, algunas mamás optan por darles un chupón o chupete, sobre todo en los primeros períodos de vida.

Chuparse el dedo continuamente ocasiona problemas en la boca
Connor Evans / Shutterstock

Aunque chupar su dedo es algo natural y darles el chupón es con una buena intención, debemos recordar que todo en exceso puede ser malo. Si tu hijo tiene alguna de estas practicas durante mucho tiempo (varias horas al dia y/o después de los 3 años), podría sufrir problemas de salud.

Efectos nocivos

Cuando los chicos se chupan el dedo todo el día, sobre todo después de los 3 años, esto puede ocasionar deformaciones en los dientes y maloclusión de la mordida; es decir, que su boca no cierre bien. Esto empeora si la experiencia de succionar su pulgar se extiende hasta los 5 o 6 años, periodo en el que empiezan a salir los dientes definitivos.

Con el paso del tiempo, la dentadura va adquiriendo la forma del pulgar, por lo que se forma un hueco entre los dientes de superiores e inferiores. Al no haber contacto entre los incisivos de arriba y los de abajo, el infante obtendrá dificultades para masticar correctamente, lo cual además puede acarrear problemas en la digestión.

Los trastornos maxilofaciales además pueden tener consecuencias en el lenguaje. La totalidad de los chicos coloca el pulgar dentro de su boca con una orientación ‘hacia arriba’. Esto significa una presión permanente en el paladar, de tal forma que cada vez se hace mas convexo (curvo).

Chuparse el dedo continuamente ocasiona problemas en la boca
Bubutu / Shutterstock

Esta alteración en la forma del paladar ocasiona problemas en el habla, pues la lengua no puede crear contacto con el mismo y pronunciar correctamente algunas letras. Los chicos que se chupan el dedo por mucho tiempo, tardan mas en mencionar correctamente los fonemas ‘t’, ‘d’, ‘l’, ‘r’ y ‘rr’, además de cecear (pronunciar el sonido de la ‘z’ en lugar de la ‘s’). Aunado a esto, los chicos pueden sufrir heridas en su dedo, como rozaduras y ampollas.

En cuanto al chupete o chupón, este no debe darse antes de las 6 semanas de vida. Es imprescindible permanecer a que el bebé ya este bien ajustado a la lactancia (recordemos que no todos los bebés lo alcanzan a la primera), para no interferir con este proceso.

Si bien el chupón es mas blando que el dedo y tiene menos probabilidades de causar alteraciones maxilofaciales, no se sugiere su uso mas allá de los 3 años. Esto es para eludir que los chicos lo mordisqueen mientras lo tienen en la boca y se acostumbren a masticar en esa posición.

Chuparse el dedo continuamente ocasiona problemas en la boca
Sashahaltam / Shutterstock

En caso de que el diminuto lo use algunas horas al día, este objeto además puede provocar retraso en el desarrollo del habla. Es posible que el infante trate de hablar mientras lo tiene en la boca y esto no admitirá que realice los desplazamientos adecuados con la lengua y la boca, para pronunciar las palabras.

Por si fuera poco, las repercusiones negativas además pueden llegar hasta los oídos de tus hijos. Un repaso anunciado en la revista Pediatrics, avalado por la Academia Americana de Pediatría (AAP), confesó que los chicos menores de año y medio que no usan chupón o sólo lo usan para dormirse, tienen un 33% menos de oportunidades de sufrir otitis (inflamación del oído a causa de una infección).

También te puede interesar:

VIX


El material de este articulo pertenece a la fuente original de arriba.

También puedes revisar estas noticias relacionadas.

Agrega tu comentario