Las piernas femeninas han sido, son y serán ob eto de deseo por parte de los hombres y, por qué no decirlo, de envidia por parte de nuestras pares, las mujeres. Que levante la mano (o se esconda) la mujer que no sueña con esas piernas de película o